Edgard Allan Poe y el misterio de la bella cigarrera

Edgard Allan Poe y el misterio de la bella cigarrera

Language: Spanish

Pages: 0

ISBN: B00HDFVFXQ

Format: PDF / Kindle (mobi) / ePub


El 28 de julio de 1841 el hallazgo en el río Hudson del cuerpo sin vida, con visibles señales de violencia, de Mary Rogers, una joven conocida en todo Nueva York como «la bella cigarrera», dio inicio a uno de los más famosos «crímenes del siglo». Policías, jueces, forenses y comités de ciudadanos se esforzarían inútilmente por resolverlo, mientras la prensa, sedienta de sangre y de moral, creaba uno de los primeros «sucesos» sensacionalistas. Se multiplicaron los sospechosos y las conjeturas. Se escribieron novelas y romances. ¿Estaba en realidad la joven viva? ¿Había sido víctima de una banda de maleantes? ¿De un amante despechado? ¿Quién era el hombre «de tez morena» con el que se la vio antes de desaparecer?

Edgar Allan Poe, que seguía el caso con interés y necesitaba desesperadamente un éxito para relanzar su carrera, tuvo la idea de reconstruirlo en El misterio de Marie Rogêt (incluido en un apéndice a esta edición), un relato paralelo ambientado en París y protagonizado por el detective Auguste C. Dupin. Tenía asimismo la ambición de resolver el misterio y señalar al culpable, pero la realidad, con inesperadas revelaciones, se le adelantó. En Edgar Allan Poe y el misterio de la bella cigarrera Daniel Stashower cuenta los ardides del escritor para acomodar la ficción a la realidad y traza un magnífico retrato de su vida y de su medio. Mezcla de biografía y relato de suspense, éste es un libro imprescindible para los amantes de Poe y de las historias de detectives.

Helikopterpiloten - berättelsen om ett rån

De Doos (Van In, Book 36)

En midsommarnattsdröm (A-gruppen, Book 6)

The Gardner Heist: The True Story of the World's Largest Unsolved Art Theft

¡Libre al fin!: Memorias de los secuestros de Cleveland

Black Mass: Whitey Bulger, the FBI, and a Devil's Deal

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

desenmascaramiento del asesino. La solución fue ingeniosa y audaz, pero también un tanto engañosa. Igual que había hecho en La narración de Arthur Gordon Pym, el escritor recurrió a una supuesta �nota del editor» para cubrir un hueco narrativo y volver más borrosa la línea que separaba la realidad de la ficción. Así a la afirmación de Dupin �daremos con el asesino» seguía un párrafo explicativo atribuido al director de la Ladies’ Companion, insertado entre corchetes: �[Por motivos que no

asistirle en su lecho de muerte e ingirió una onza de láudano. Es difícil decir si quería verdaderamente suicidarse o sólo esperaba que este gesto teatral despertase la compasión de Helen. Informó a Annie Richmond de que �el estómago rechazó el láudano»; no obstante Poe sufrió un largo período de �terribles horrores». Un daguerrotipo hecho cuatro días después muestra los estragos del episodio en su rostro surcado por profundas arrugas, sus párpados hinchados y su expresión ausente. Nada más

estudiando, con una minuciosidad que, a mi entender, carecía de objeto, los diversos archivos periodísticos. Al cabo de una semana, me mostró los siguientes pasajes: Hará ahora tres años y medio, la desaparición de esta misma Marie Rogêt de la parfumerie de monsieur Le Blanc, en el Palais Royal, causó un revuelo muy semejante. No obstante, al cabo de una semana, volvió a encontrársela detrás del mostrador tan bien como siempre, aunque con una leve palidez nada habitual en ella. Monsieur Le Blanc

que había disparado el número de lectores de Day con su �gran bulo lunar». Además de editores y periodistas, a la reunión asistieron varios políticos en alza como Caleb Woodhull, que pronto sería elegido alcalde, y el concejal Elijah Purdy, que había autorizado la segunda autopsia en nombre del alcalde Morris que estaba ausente. Bennett era demasiado listo para presidir la reunión: se quedó en segundo plano y dejó las formalidades a William Attree, un experimentado periodista que había cubierto

desviar la atención del auténtico lugar de los hechos». Dicho esto, Dupin prosigue dando a entender que descubrir el lugar donde se cometió realmente el crimen carece de importancia. �No obstante, no habrá comprendido usted del todo lo que le digo si ha llegado a la conclusión de que pretendo negar que el bosque fuese el lugar donde se produjo el atentado.» A pesar de todo cuanto lleva dicho, considera que �no tiene mayor importancia», si se compara con los otros aspectos del caso. �No estamos

Download sample

Download